La asociación Madrid Futuro, haciendo gala de su nombre, ha emprendido una iniciativa con el objetivo de matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, acabar con la brecha digital que deja a tantos hogares madrileños desconectados del mundo. Por otro, conseguir que las empresas se ahorren el trastorno de reciclar sus dispositivos tecnológicos, alargando, en lo posible, la vida de éstos, y reducir con ello el impacto ambiental.

La idea es sencilla: Madrid Futuro se ha comprometido con Éxxita, compañía dedicada a la reparación y mantenimiento de equipos electrónicos, para que se encargue de poner a punto todos aquellos dispositivos que sean donados por los negocios que quieran contribuir con esta buena causa. Más tarde, cuando el aparato esté listo para volver a usarse, se lo entregarán a distintas asociaciones y ONG’s para que los distribuyan entre los colectivos más desfavorecidos.

“Todo el mundo sale ganando. Consigues un impacto muy grande con una iniciativa que no es costosa. Buscamos salir un poco de esta sociedad de usar y tirar… Otorgarle una segunda vida a las cosas. A las empresas les resuelves un problema ya que evitan tener que reciclarlos, y a los usuarios les abres un futuro: hoy en día no tener un ordenador te deja fuera tanto del mundo escolar como laboral”, señala Pablo Vázquez, director gerente de Madrid Futuro, quien no deja de poner el foco en el reto que supone construir un mañana más sostenible: “España es el quinto país de la Unión Europea que más basura electrónica genera”

El planeta estableció en 2019 su récord de residuos electrónicos (conocidos como e-waste en inglés), generando 53,6 millones de toneladas métricas (Mt) de las que sólo el 20% se recicla. Concretamente España produjo 888.000 Mt en 2019 y más de 960.000 Mt en 2020… La tendencia es claramente ascendente.

“Tenemos que mejorar un dato que no es muy positivo. Para ayudar a minimizar la brecha digital teníamos dos opciones: o comprar ordenadores nuevos o aprovechar aquellos ya utilizados… Las amortizaciones en informática son muy rápidas. Un coche se puede cambiar cada 10 o 15 años, en cambio los ordenadores, en las empresas, se pueden cambiar cada tres o cuatro años”, desliza Vázquez.

En la medida que Éxxita los vaya reparando, Madrid Futuro los irá repartiendo a fundaciones como Balia, con la que actualmente ya trabajan. Posiblemente pronto se unan otras, para ampliar el abanico y llegar a más familias. “Ya se han interesado tanto Cáritas como Cruz Roja”, dice este director gerente de Madrid Futuro, que anima a las empresas interesadas en donar a ponerse en contacto con ellos.

“Nuestro propósito es contribuir, a través de la educación, a que los menores que se encuentran en situación de desventaja puedan desarrollar todo su potencial, salir de la pobreza y crecer como ciudadanos responsables y felices”, expone Ana Ciudad, coordinadora de Desarrollo de Personas y Voluntariado de la Fundación Balia, muy agradecida por las donaciones que van a recibir.

Tras hacer un análisis de todos sus proyectos concluyó que necesitaban 213 equipos. Madrid Futuro les dio el visto bueno, y pronto empezarán a recibir las primeras unidades. “Calculamos que más de 1.500 niños, niñas y jóvenes se van a beneficiar de esta donación de 213 ordenadores a lo largo de 2022”, estima Ciudad, que concluye: “En principio serán portátiles, pero les dijimos que si consiguen tablets para nosotros son muy útiles, los niños más pequeños se manejan mejor con éstas”.

Fuente: ElMundo.es

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Noticias relacionadas

Transformación Digital

CIBERSEGURIDAD EN TIEMPO REAL

Los beneficios de una ciberseguridad adaptativa se asocian a que es un proceso continuo y evoluciona en base a las amenazas; reduce el área de

Ver más »